Recordatorios de comunión baratos: DIY Forever

recordatorios de comunion baratos

Estamos en la era del Do it yourself (DIY). Mejor dicho, vivimos en la época de “mejor hacerlo nosotros mismos que gastarnos dinero en una tienda”. Es un tema, el del ahorro, ya tratado y retratado en este blog. Ajado. Me gustaría explayarme en otros términos, sin embargo, la situación obliga a centrar mis consejos, precisamente, en eso, en hacer que un evento como la primera comunión no sea caro. Hoy os quiero hablar de los recordatorios de comunión baratos.

Algunos ejemplos de recordatorios de comunión baratos

En esta ocasión voy a cambiar el estilo. No voy a explicaros, paso por paso, como hacer vosotros mismos un regalo de comunión. Eso os lo dejo a vosotros. No vais a tener problemas, en Internet hay miles de vídeos y tutoriales al respecto. Lo que haré, por tanto, es daros algunos ejemplos.

  1. Figuras de goma eva: sin duda las estrellas del Do it yourself. Chicos, chicas, niños, niñas, rubios, rubias, morenas, morenos, con trenzas, con el pelo largo, liso, rizado. Las opciones que ofrece este material son realmente variadas.
  2. Programas de diseño: no hay que ser ningún experto para hacer en nuestro ordenador unos montajes bonitos que resulten preciosos recordatorios de comunión baratos. Por ejemplo, la imagen de nuestro hijo o hija, con una bonita frase de las muchas que pueden acompañar a estos accesorios de primera comunión. Elegiréis los colores, los adornos, la colocación de la imagen y las letras. Hay programas realmente fáciles de utilizar con los que podéis hacer verdaderas maravillas.
  3. Tarjetas: otra buena opción es realizar tarjetas, similares a las opciones anteriores, pero completamente a mano. Una cartulina, pegamento, rotuladores y, sobre todo, una buena dosis de imaginación, son los elementos principales que precisaréis. Quizá no obtengáis unos recordatorios de comunión tan bonitos o elegantes como los que se compran; sin embargo, el hecho de hacerlo nosotros mismos impregna al regalo de un romanticismo que va mucho más allá del aspecto pecuniario.

Tres ejemplos, tres opciones, un trío de posibilidades para hacer una comunión low cost. Pero hay más. Tantas como tu cabeza sea capaz de imaginar. Dicen que algo bueno de los tiempos de crisis (el que no se consuela es porque no quiere) es que nos obliga, a todos, a tirar más de la imaginación y de nosotros mismos.

Para lograr recordatorios de comunión baratos, desde luego, hay que hacerlo. Da un salto regresivo a tu época escolar y práctica un poco las manualidades.

Fotos: Christian Cordova

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Juan Manuel Martínez
Escrito por
Juan Manuel Martínez
Más artículos de Juan Manuel Martínez

Cómo involucrar más a los niños en la organización

Nuestro hijo o hija ya está en edad de tomar la primera...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *