Galletas decoradas para primera comunión: ricos detalles dulces

galletas decoradas para primera comunion

La primera comunión es un día para la alegría. Una jornada dulce, de color, de felicidad compartida. Un día perfecto para desplegar todas nuestras armas y hacer que sea inolvidable para el niño o la niña. En este blog he hablado de centros de mesa de chuches, de globos de colores adornando la pared, de preciosas mesas con una variedad cromática espectacular. En el post de hoy doy un paso más. Voy a hablar de las galletas decoradas para primera comunión.

Porque este evento, por alguna razón, liga muy bien con el dulce. Caramelos, chucherías, el sabor dulzón es inherente a la primera comunión. Quizá la explicación esté en que los protagonistas son los más pequeños y todos sabemos de la querencia de estos por el dulce. Las galletas son una opción, pero ya que estamos en un día especial, hagámoslas también distintas, hagamos galletas decoradas para primera comunión.

¿Cómo hacer galletas decoradas para primera comunión?

El proceso es muy simple y otorga una infinidad de posibilidades. En primer lugar, obviamente, necesitamos las galletas. Las que queramos. Si queremos hacer personas pues las compraremos con forma humana. En las pastelerías ya las tienen de casi todas las formas. Una vez que tengamos las galletas, comenzamos a adornarlas. En unos simples pasos tendremos unas galletas decoradas para primera comunión que harán las delicias de nuestro hijo, hija e invitados.

Os voy a explicar cómo hacer galletas con formas de niños y niñas. Vestidos, ambos, de comunión:

  1. Modelamos un trozo de fondant hasta que adquiera forma redonda y lo pegamos con agua en la parte de arriba de la galleta. Será la cara de nuestras galletas decoradas para primera comunión.
  2. Con cualquier elemento fino le hacemos los ojos, la cara y la nariz.
  3. Una glasa dura y boquilla nos servirán para hacer el pelo de nuestra galleta.
  4. También con glasa dura, mejor de otro color al anterior, perfilamos el traje o el vestido del dulce.
  5. Utilizaremos ahora glasa más líquida para rellenar el interior de la ropa de las galletas decoradas para primera comunión.
  6. Harán falta, aproximadamente, ocho horas para que la glasa líquida se compacte.
  7. Podemos adornar la parte de arriba del traje o del vestido (dependiendo del sexo del homenajeado) tanto como queramos.
  8. Pasamos entonces al pantalón. Y repetimos el proceso: perfilar, rellenar y esperar.

Y ya está, con ustedes las galletas decoradas para primera comunión. Por si mis explicaciones no han sido todo lo claras que debieran, os dejo un vídeo explicativo.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Juan Manuel Martínez
Escrito por
Juan Manuel Martínez
Más artículos de Juan Manuel Martínez

Siete libros imprescindibles que debería leer un comulgante

Existen muchos libros de temática religiosa que los que somos católicos deberíamos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *