Felicitaciones de comunión diferentes

felicitaciones de comunion

¿Harto de ver que las felicitaciones de comunión siempre son iguales? Cortadas por el mismo patrón. Vas a la comunión de tu sobrina y todas las tarjetas se estructuran de la misma manera. Años después acudes a la de tu sobrino (el hermano pequeño de la anterior) y sigue siendo lo mismo. ¿Quieres cambiar? Ser original. Dicen que renovarse o morir. En la comunión, aunque sea un rito antiguo y clásico, también está bien innovar.

Y en este blog, ya lo sabéis, nos gusta modernizarnos. Siempre con un máximo respeto por la ceremonia eclesiástica y todo lo que representa un día tan importante como la primera comunión. Sin tocar ni un ápice el transcurso del evento, en lo que se refiere a la parte importante, la que tiene lugar ante Dios en la iglesia. Pero el resto, la fiesta, la comida, los complementos. ¿Por qué no hacer algo nuevo?

¿Por qué no hacer unas felicitaciones de comunión diferentes?

Si asistimos a una comunión como invitados, poco o nada tendremos que decir acerca de la fiesta, el convite o la ceremonia. Nuestro papel se limitará a estar presentes y tratar, desde nuestra humilde posición, de que el niño o la niña tenga un día maravilloso. Pero, sin embargo, sí podemos elegir unas felicitaciones de comunión originales. Por ejemplo…

  1. La imagen: parece obligatorio que si en la felicitación se incluye una imagen, ésta sea muy seria. ¿Por qué? Es un niño, le gustará ver un dibujo divertido, con colores.
  2. Con adornos: vamos a dejar ya de lado la típica tarjeta plana de toda la vida. Adornemos un poco las felicitaciones de comunión. Pongamos un lazo, un cordón.
  3. Otras formas: directamente, ¡fuera tarjetas! Demos alegría al homenajeado en una caja, un bote, un estuche.
  4. Todo a la vez: ¿os gustan todas las idea anteriores pero no sabéis con cuál quedaros? Ahí va una buena opción. Felicitemos la comunión con una bolsa y, dentro de ella, incluyamos una felicitación con un dibujo gracioso, una cajita con una frase preciosa en su interior, unos lazos divinos y, por qué no, incluso un estuche.

Estas cuatro opciones se me ocurren a mí, que no soy ningún genio. Lo que os quiero explicar es que estaría muy bien que tratáramos de modernizar una celebración como la primera comunión. Siempre, vuelvo a repetir, con un respeto total. Busquemos nuevas fórmulas para que el niño o la niña se divierta. Regalos distintos, tarjetas originales, felicitaciones de comunión diferentes.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Juan Manuel Martínez
Escrito por
Juan Manuel Martínez
Más artículos de Juan Manuel Martínez

Centros de chuches para la fiesta

Os lo he dicho muchas veces: la primera comunión es el día...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *