Dedicatorias para comunión ¡vamos a ser originales!

dedicatorias para comunion

Aquí estoy otra vez y con muchas ganas de ser original. Porque, como ya os he repetido muchas veces, la tradición, la solemnidad y el máximo respeto son características que no tienen por qué estar reñidas con la modernidad. Los tiempos cambian, la civilización avanza y, hasta las tradiciones más tradicionales (valga la redundancia), se amoldan al paso de los años. La primera comunión también, y las dedicatorias para comunión son uno de los aspectos en los que más podemos tirar de originalidad sin faltar al respeto a nadie.

Consejos para hacer unas dedicatorias para comunión diferentes

Más que deciros directamente algunas dedicatorias para comunión originales, que es mejor dejaros a cada uno con vuestra imaginación, esta vez quiero mostraros algunos consejos, pautas, sugerencias (como queráis llamarlo) para crear estas frases.

  1. Original, pero sin pasarse: esto es muy importante. Se puede ser original, incluso gracioso, pero que no se nos vaya de las manos. Hay algunas dedicatorias para comunión que por tratar de ser distintas no tienen ninguna gracia.
  2. Separarse de lo convencional: las dedicatorias para comunión tienen siempre, como es lógico, un contenido religioso. Las palabras Dios, religión, etc suelen aparecer. Y está bien que así sea, pero podemos darle un toque distinto haciendo mención a algo que sea más cercano para el niño o la niña. Las chucherías que se va a comer, la fiesta que le han preparado, la consola que le han regalado…
  3. Elegante: ser original y moderno no significa perder la elegancia. Podemos hacer una frase distinta sin caer en palabras chabacanas. Y, por supuesto, debe ser gramaticalmente perfecta.
  4. Graciosa: es una muy buena opción buscar la originalidad por el camino del humor.
  5. Dejar huella: siempre digo que la primera comunión es uno de los días más importantes en la vida de un niño o niña. Habrá momentos que, aunque hayan pasado muchos años, nunca olvidaremos. Escenas, situaciones, y también palabras. ¿Por qué no hacer que ese niño nunca olvide nuestra frase? Tratemos de calar hondo. Y la manera de hacerlo, en las dedicatorias para comunión, no sólo es con frases grandilocuentes en las que se repitan palabras como alegría, paz, Dios, etc. Hay otras maneras. No es fácil hallarlas, pero existen.

No puedo terminar este artículo sin hacer mención a una, supuesta, frase de comunión que he leído en un blog mientras trataba de inspirarme para la redacción de este post. Reúne, seguramente, todo lo que no se debe hacer: “La hostia de la primera comunión es igual de esperada que un Big Mac cada fin de semana”. Sin comentarios.

Foto: Andrés Nieto Porras

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Juan Manuel Martínez
Escrito por
Juan Manuel Martínez
Más artículos de Juan Manuel Martínez

El menú de la primera comunión ¿qué se puede ofrecer?

Os he comentado ya en infinidad de ocasiones en este blog que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *