Una comunión barata

Sabemos que no son tiempos para el derroche ni para alardes pero el organizar una comunión barata no va a ser sinónimo ni mucho menos de comunión de menos calidad. Hay que tener en cuenta muchos aspectos en los que podemos ahorrar dinero y una comunión low cost sí es posible.

  • El vestido

Vale. Lo más probable es que tu niño o tu niña quieran estrenar vestido (por qué no, la niña seguro, que quiere ser toda una princesa…) pero si la idea es empezar a economizar y preparar una comunión barata, el vestido es una de las cosas más caras. Por eso, podemos convencerles de lo divertido que será llevar un vestido de alguien que ya haya comulgado, o aprovechar otro traje (en el caso de los niños es más sencillo) para que puedan llevarlo ese día. Las niñas, por su parte, pueden llevar un bonito vestido no necesariamente de comunión con algún adorno más “comulgante”. Otra opción es alquilarlo.  El precio se reduce considerablemente (300 euros de compra frente a los 65 de alquiler, de media). Y los zapatos: el blanco (en el caso de las niñas) será difícil de conjuntar con algo después, así que podemos teñirlos después de la comunión para que pueda aprovecharlos en su día a día.

  • El peinado

Nada de peluquería. Mamá te dejará guapísima. Si encima tienes una madre mañosa y con arte, confía en lo bien que estarás, puede buscar algún tutorial en Internet de cómo hacer algún peinado y sorprender a todos el día de la comunión. Si no una trenza, unos rizos o un simple recogido son éxito asegurado. Si quieres una comunión barata, es necesario recortar por donde se pueda.

  • La comida
Es el mayor gasto del día. El primer paso para ahorrar y organizar una comunión barata pasa por limitar a los invitados y hacerlo únicamente con la familia o amigos más cercanos. Si no queremos ir a un restaurante (por pocos que seamos subirá el precio) se puede hacer una especie de picoteo informal en casa. Si te encanta cocinar y te atreves con algo más serio, también será más económico (aunque dará más trabajo) si coméis en vuestra casa. La informalidad del evento hará que incluso los invitados no se gasten cantidades desmesuradas en sus atuendos y puedan incluso utilizar algún traje que ya tenían.

  • Los recordatorios y las fotos

Puedes no hacerlos (más ahorro, imposible). Pero si quieres hacerlos podéis elaborarlos vosotros mismos, imprimiendo unas fotos y colocándolas en una pinza, por ejemplo, o si eres muy artista y te gustan las manualidades existen muchas ideas para hacer: broches de fieltro, de goma eva, un marcapáginas personalizado, etc. Deja volar tu imaginación. En cuanto a las fotos, seguro segurísimo que todos o casi todos los invitados llevan su cámara digital, o su móvil, así que si no quieres contratar un profesional y ahorrar más dinero, hazte con todas ellas cuando termine y tendrás un álbum super chulo de recuerdo.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

Propuestas originales para celebrar la primera comunión

La tradición no tiene por qué estar reñida con la originalidad. Tomar...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *