Carritos de chuches para la primera comunión

Carritos de chuches

Las comuniones de antes tenían, por ejemplo, piñatas que había que romper para encontrar alguna sorpresa en su interior. Era divertido pero quizá algunos niños podían quedarse con menos chuches que otros… Después se fue sustituyendo por repartir una bolsita de chucherías para la primera comunión a todos los niños que formaban parte del convite, algo quizá más equitativo pero más aburrido también. Ahora, no hay evento que se precie que no incluya carritos de chuches para la primera comunión. Vamos a ver a continuación con más detalle en qué consisten y cómo se pueden preparar.
Los carritos de chuches son muy efectivos. Sirven como elemento decorativo y los puedes poner tanto en la parte exterior de la celebración, si cuenta con algún jardín o zona abierta, como en el interior del restaurante, para que una vez terminada la comida los más pequeños tengan un dulce postre esperando. Y también para los más mayores, claro.

Existen empresas que alquilan estos carritos y se encargan de aprovisionarlos con un montón de chucherías y darles una decoración apropiada. Pero ¿qué te parece prepararlo tú mismo, quizá hasta con ayuda del propio comulgante?

Carritos de chuches hechos por ti

No es nada complicado fabricar tú mismo un carrito de chuches para la primera comunión de tu hijo o de tu hija. La estructura igual es más complicada de conseguir, pero con un poco de imaginación es muy fácil. Puedes emplear palets o maderas y colocar una rueda para que se asemeje a un carro, o sin rueda como en una de las fotos que tienes más arriba. El caso es diseñar una estructura (tampoco tiene que ser de madera sí o sí) donde poder colocar las chucherías. Puedes adornarla con guirnaldas, mariposas, flores, algún dibujo alusivo si es una comunión temática de piratas, de animales o hadas, con cintas de colores… Lo que se te ocurra para darle un aire muy especial a este lugar tan dulce.

Después, llega lo divertido: ¡las chuches! Puedes hacer brochetas con fresones, con nubes, con gominolas de muchos colores, ramos de regaliz o de otra chuchería que te guste, también puedes meterlas en tarros de cristal que le da un aire muy vintage y elegante, en recipientes de cartón como si fuesen palomitas, directamente en platos, pinchar varias piruletas o chupa chups en una base para que queden todos a la vista. ¡Viva la creatividad!

Las fotografías principales son de Pinterest

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Marta
Escrito por
Marta
Más artículos de Marta

El protocolo de primera comunión: qué ponernos y cómo actuar

Se acerca mayo, el mes por excelencia de las comuniones, un evento...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *