El atuendo del niño ¿cómo debe o puede ser su traje?

atuendo nino

A la hora de elegir la ropa de nuestro hijo para la primera comunión, las opciones serán menores que en el caso de las niñas. Realmente esto es algo que sucede cuando se busca un traje de primera comunión, de boda, de fiesta y de lo que sea. El armario femenino suele ser más amplio. Las opciones son numerosas, pero también las preocupaciones. En el caso del atuendo del niño en la comunión sigue siendo muy normal que lleven el típico traje de “marinerito”, sin embargo, hay más opciones.

En primer lugar hay que tener clara una cosa, que en este blog he repetido ya unas cuantas veces: el protagonista es él, por lo tanto, su opinión debe ser tenida muy en cuenta. No tiene que llevar el traje que nos guste a nosotros, los padres, sino uno que nos parezca adecuado a todos. Preguntémosle. Es él quien se lo va a poner. Quien lo va a lucir.

El atuendo del niño en la primera comunión

Marinero, almirante

Ya he comentado antes que es lo habitual. Lo más tradicional. Los que seguís regularmente este blog podéis barruntar cuál es mi opinión: sin rechazarlo, porque me parece que los niños están guapos y elegantes, creo que es el momento de dar un paso adelante. Arriesgar. Probar algo más moderno que estilice la figura de nuestro hijo.

Traje de chaqueta

Sería extrapolar el traje que cualquier señor se pone pero con las medidas del niño. Es un traje de comunión muy habitual en Estados Unidos, aunque en España todavía no se ve mucho. A mí es una opción que me gusta, pero no mi preferida.

Traje moderno

Aquí quería llegar yo. Un traje, con su chaqueta, su pantalón, su camisa, pero moderno. Con tejidos distintos, colores atrevidos pero sin pasarse. Blanco, marrón, azul marino. Un toque de distinción.

Complementos

Aunque menos importantes que en el caso de las niñas, los complementos que acompañen al atuendo del niño en la primera comunión también tienen su importancia. Corbata, pajarita, botones. Podemos jugar con esas variables.

Zapatos

Se suelen utilizar los clásicos. En este caso, aunque resulte extraño, no apostaría por nada muy extraño. Lo que sí recomiendo es que el niño ande con los zapatos antes, aunque sea por el pasillo de casa. Lo más lógico es que a esa edad no esté acostumbrado a ese tipo de calzado y, si el pie no se amolda a él, sufrirá.

Foto: Tomás J. Sepúlveda

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Juan Manuel Martínez
Escrito por
Juan Manuel Martínez
Más artículos de Juan Manuel Martínez

La tradición de los vestidos y trajes de comunión

Cuando se trata de una comunión, uno de los aspectos que más...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.